Blog

Cuando el conflicto de Covid infecta el lugar de trabajo

Por 1 June, 2022 No Comments

El debate en torno a los mandatos de vacunación, los cierres y otras restricciones a las libertades se está polarizando cada vez más y, en muchos países, hay enojo en las calles. ¿Qué ocurre si ese enojo se traslada a la oficina?

En muchos países, el enojo se ha trasladado a las calles al movilizarse miles de personas, no necesariamente antivacunas, pero unidas en su oposición a las medidas impuestas por el gobierno.

En Canadá, el “Convoy de la Libertad” cerró el centro de Ottawa, bloqueó las calles hasta el Parlamento de la nación y una de las fronteras del país con Estados Unidos.

Las protestas contra la vacunación obligatoria se convirtieron en algo semanal en la capital de Bélgica, Bruselas, mientras que un movimiento de protesta se mantuvo durante más de tres semanas en Nueva Zelanda.

Las mascarillas han sido el elemento más visual de la pandemia, y su presencia persiste sobre todo en los transportes y en los espacios cerrados, como oficinas y escuelas, incluso cuando otras medidas sanitarias se reducen.

Pero no por ello son menos explosivas como factor desencadenante.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos informó de 6.300 incidentes con pasajeros indisciplinados entre 2021 y principios de 2022, más de 4.500 de ellos relacionados con las máscaras. Antes de la pandemia, estos incidentes solían ser puntuales.

“La gente se pone a prueba cuanto más tiempo dure la pandemia”, dice Donal Laverty, socio consultor de Baker Tilly Mooney Moore.

“Si tienes una motivación autónoma, tienes el control y la sensación de poder elegir.

“Una vez que se crea un control en torno a eso, se empieza a pasar del cumplimiento voluntario al cumplimiento bajo presión.

“Eso es lo que está ocurriendo ahora, desde hace dos años, se está empezando a ver esta presión en varios puntos del espectro, y eso es la naturaleza humana”.

El peligro para los empleadores es que la rabia y la violencia demostradas en las calles se filtren a la oficina. ¿Cómo pueden mitigar el riesgo?

Entender las motivaciones

Aunque la mayoría de la gente ha apoyado en general las vacunas, siempre ha habido un elemento de vacilación.

Las preocupaciones iniciales cuando las vacunas se lanzaron por primera vez a principios de 2021 giraban en torno a la salud. La vacuna de Oxford-AstraZeneca, por ejemplo, en casos extremadamente raros, causaba un tipo de coágulo sanguíneo, pero a pesar de las garantías de que los beneficios superaban con creces el riesgo, la gente no quería correr ese riesgo.

Sin embargo, el actual movimiento antivacunas ya no está alimentado únicamente por el miedo a las vacunas y a los efectos secundarios perjudiciales

La salud ya no es el único motor del movimiento, ni siquiera el principal, y las manifestaciones están dominadas por el enojo. El Sr. Laverty afirma que la cuestión del cumplimiento de las normas es lo que impulsa ese enojo.

“Uno de los problemas más peliagudos en el lugar de trabajo que hemos visto dentro de nuestra propia base de clientes es que todavía existe una tensión entre los vacunados y los no vacunados”, dice.

“Lo que vemos es que los empleados no vacunados están bastante preocupados por las políticas y orientaciones del lugar de trabajo que parecen distinguirlos, y parecen identificarlos o marcarlos”.

Una de las cuestiones clave que los empleadores deben comprender son las motivaciones de los afectados en su lugar de trabajo para no querer vacunarse.

“Hay dos lados en estas historias”, dice el Sr. Laverty.

“Algunas de esas personas que son anti-vacunas sienten que se les está arrinconando, sienten que se les ha hecho revelar información sobre ellos mismos, o revelar información médica”.

El Sr. Laverty afirma que cada vez hay más organizaciones que examinan cómo convivir con este virus en lugar de dar pasos atrás.

“Un empleado puede hacer valer su libertad de expresión y de creencias”, dice.

“Los empleadores están empezando a darse cuenta de que esto entra en el ámbito de la ciencia del comportamiento, y les resulta difícil porque eso no es lo que hacen los empleadores, no están preparados para ser científicos del comportamiento”.

En última instancia, se trata de las tres “E” para cualquier aspecto de la formación del personal. Es decir, el estímulo, el entusiasmo y la educación”.

Gestionar las relaciones en el lugar de trabajo

Los empleadores deben reconocer sus limitaciones a la hora de dar la opinión a sus empleados y considerar si los recursos externos procedentes de posiciones de experiencia tendrían mayor repercusión.

Tengo clientes que han contratado a asesores médicos externos y que han organizado una especie de “roadshow” dentro de su organización”, dice el Sr. Laverty.

“Como empleador, no están capacitados para responder a las preguntas sobre las vacunas, pero han traído a expertos médicos para tranquilizar a los empleados.

“Esto ha sido apoyado por la alta dirección, proporcionando mensajes sobre la confianza en los casos de personas que tienen dudas sobre las vacunas, escuchando las preocupaciones de los empleados y actuando con empatía”.

También es importante no descartar las inquietudes de las personas que se encuentran en el lado opuesto, las que temen una mayor susceptibilidad por trabajar con personas no vacunadas, dice el Sr. Laverty.

“Se trata de proporcionar ese estímulo, de proporcionar esa parte de educación, de poner en marcha medidas muy prácticas”, dice.

“Se trata de mantener la mascarilla en el lugar de trabajo, de estimularla y de asegurarse de que se realicen pruebas periódicas, porque se sigue teniendo la obligación de cuidar a todos los demás empleados”.

“En definitiva, se trata de gestionar las relaciones con el objetivo final de mantener la seguridad de todos”.

¿Quién respalda al empleador?

Los tribunales de conflictos laborales del Reino Unido han fallado a favor de que los empleadores apliquen medidas de seguridad y salud durante 2021.

El caso más relevante en el Reino Unido fue el despido de un conductor de reparto que se negó a llevar una mascarilla como exigía un cliente mientras estaba en sus instalaciones, lo que se consideró justo.

Los mandatos de vacunación se han aplicado con mayor o menor éxito: se autorizó para el sector de la asistencia a la tercera edad, pero los diputados rechazaron una propuesta similar para el sector sanitario.

Pero es poco probable que el debate sobre los mandatos de vacunación desaparezca. En algunos círculos se apoya la idea de que las vacunas contra la gripe estacional sean una condición para el empleo de quienes trabajan en el sector sanitario y social.

“Los retos futuros en torno a los mandatos sopesarán los elementos de la recolección de datos, la recopilación de información personal y los derechos humanos, frente a los riesgos para la seguridad personal y pública”, afirma Laverty.

Después de dos años, la pandemia está haciendo mella en la salud mental y, aunque muchas personas quieren dejar atrás todo el episodio, otras siguen temiendo por su salud y la de sus seres queridos.

El Sr. Laverty afirma que el estrés ha elevado el bienestar mental a la categoría de asunto clave.

“Lo he visto en nuestras propias relaciones, hay un estrés y una tensión subyacentes que nunca antes habían existido”, afirma.

“Los empleadores deben entablar una comunicación abierta y transparente con los empleados y capacitar a los jefes de línea sobre cómo tratar y evitar los conflictos.

“Crear y cultivar una atmósfera de aceptación y compromiso”.

Si bien los párrafos anteriores evidencian el estado del proceso de vacunación a nivel mundial, y los diversos avatares a los que se ha visto enfrentado, entrando en terreno nacional, podemos afirmar que la situación interna dista de la externa antes expuesta.

Francisco Rioseco, Abogado Consultor de Baker Tilly Chile indica “toda vez que conforme a información oficial del Ministerio de Salud, el nivel de vacunación es bastante alto, lo cual es un reflejo de la aceptación del esquema de vacunación propuesto por el Gobierno, tanto el saliente como el actual, dejando atrás aquel escepticismo inicial.”

Es así que estando a mediados del mes de mayo de 2022, se ha alcanzado un alto nivel de avance de vacunación, con casi 5 millones de personas con su esquema de vacunación completo, es decir, con su cuarta dosis, y con cerca de $17.000.000 de personas con a lo menos dos vacunas.

Lo antes expuesto, aunque sea una evaluación sólo a nivel de cifras, nos quiere decir algo, y se interpreta como una discusión superada en cuanto a la importancia de la vacunación con miras a ganar la batalla contra el COVID 19.

“Si bien, nuestro país no estuvo ajeno a las dudas que se generaron a nivel mundial sobre la real eficacia de las vacunas, sus efectos secundarios, el origen de éstas, la obligatoriedad o voluntariedad de su inoculación, entre otros aspectos, vemos con optimismo que estos aspectos quedaron sólo en la esfera de la discusión teórica, pasando a un alto grado fáctico de vacunación de la población” concluye el Sr. Rioseco.

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Baker Tilly Chile
Bienvenido a Baker Tilly Chile 👋
¿en qué podemos ayudarte?